martes, 30 de noviembre de 2010

Libros de texto ¿son necesarios?

La conferencia del profesor, Jaume Martínez, el pasado 24 de noviembre “los libros de texto, a examen” nos ayudó a reflexionar críticamente sobre el papel de los libros de texto en la enseñanza. Ya que cada vez más, tienen un papel muy relevante las Tecnologías de la Información (TIC). Además, el deseo innovador de muchos docentes y la apuesta por la autonomía del alumno en el aprendizaje, son los factores que invitan a reflexionar acerca de si los libros de texto tradicionales deben continuar existiendo.

Todos somos conscientes de que los ordenadores e Internet constituyen dos de las revoluciones tecnológicas más importantes de todos los tiempos.

Con internet aparece una nueva generación: la generación formada por millones de jóvenes que no solo están familiarizados con los ordenadores desde niños, sino que también tienen acceso a Internet desde las escuelas. Por lo tanto, un niño que tenga ahora ocho o diez años aprenderá a utilizar Internet como un recurso más para su educación, ya que ha convivido con ello desde bien pequeño.


Adentrándome ya en la conferencia de Jaume Martínez, este comienza planteándonos esta pregunta:

¿De qué hablamos cuando hablamos de los libros de texto?

Analiza el libro de texto como artefacto cultural histórico

El libro de texto es un recurso para el enseñamiento de las competencias, nos ayuda a enseñar pero también a aprender.

Según el profesor, el libro de texto no es algo que ponga en el apartado de recursos. Argumenta que hemos de mirar el libro de texto desde otra perspectiva:

- Detrás de un libro de texto hay una teoría pedagógica, es decir, una teoría de la escuela.
- El libro de texto es un discurso con prácticas instructivas.
- Es un gran negocio de las editoriales.
- Por otra parte, nos planteó una serie de cuestiones, la primera, si era posible enseñar sin asignaturas, en esta un porcentaje muy elevado de la sala pensaba que era casi imposible enseñar sin materias.

A la pregunta que formuló seguidamente a esta, ¿enseñar sin libros de texto? Descendió este porcentaje y a más gente le pareció que podía ser posible.

Esto que había sucedido, Jaume Martínez daba una explicación lógica, decía que pensábamos así porque toda la vida hemos estado acompañados de los libros de texto, por lo tanto siempre asociamos la enseñanza con los libros de texto y con asignaturas, porque es algo que hemos vivido durante toda nuestra etapa de la enseñanza.

A continuación, expuso que el libro de texto es una pedagogía escolástica. Esta pedagogía:

- Separación del sujeto (que se convierte en objeto) entre la experiencia y el conocimiento a construir que esta fuera de nosotros.

En este punto nombró a “Paulo Freire”, pedagogo de la escuela crítica, cuyo lema principal de la escuela es “enseñar a aprender”. El punto de partida de este pedagogo es: el contexto cultural, ideológico, político y social del educando; y la práctica docente ha de ser una práctica democrática. Pone de manifiesto que todos podemos y debemos ser al mismo tiempo educadores y educandos. Además, Freire, en su libro, Pedagogía de la indignación, argumenta que el profesor-a “no puede ser la que “deposite” contenidos en la cabeza “vacía” de los educandos, sino la que, por el contrario, los desafía a pensar”.

- Y separación entre la vida cultural y social y la experiencia/entorno de la vida institucional de la escuela

 
Después nos habló de: ¿Qué maestro hay detrás de un libro de texto?

Lo que el profesor enseña. El maestro no controla ni los procesos, ni los productos, ni los medios.

Por lo tanto, Jaume nos quiere transmitir con estas aportaciones que el libro de texto para los docentes es una herramienta de trabajo. Si cambiamos la herramienta de trabajo, cambiamos también la manera de enseñar de un maestro. Es por eso, que tenemos que buscar alternativas. Nosotros como futuros docentes debemos elegir la manera en que queremos enseñar/aprender. Ya que si seguimos el libro de texto punto por punto no dejamos ver nuestra propia experiencia personal.

Debemos plantearnos de que existe otro tipo de maestro con autonomía, e intentar realizar otro tipo de enseñanza.

Al concluir la conferencia se abordaron una serie de preguntas, como por ejemplo:

¿Qué tenemos que hacer nosotros como futuros profesores en el aula, una vez ya concluida la carrera?

- Vincular una teoría práctica
- Partir de las propias experiencias.
- individuo bien formado como persona
- Analizar la escuela y alumnos.

Por lo tanto, el desafío más grande de la educación es el educar para cambiar y no educar para repetir.

La escuela no puede olvidar la influencia de las nuevas tecnologías, ni discurrir manteniendo las distancias, sino que debe confluir con ellas. Porque cada día, estas son más frecuentes en las escuelas y en los hogares. Nos ofrecen una cantidad de información para la realización de actividades didácticas, para sustituir total o parcialmente los libros de texto.

A parte de que es algo inevitable, el que las nuevas tecnologías estén presentes en nuestros días, otra influencia que les hace fuerte es sin duda y como menciona Jordi en “carta a los editores de libros de texto”, el libro es un gran negocio editorial que influye directamente en las políticas educativas de los gobiernos. Donde pretenden lucrarse a costa de las familias.

Por último, no tiene ningún sentido que una clase, por ejemplo, de conocimiento del medio la clase la marque el autor de un libro de texto y el docente se dedique a reproducir lo que este dice. En vez de ser el docente el que aplique sus experiencias y técnicas que seguro que aportaran una mayor enseñanza y ayudaran más al aprendizaje del alumnado.

Por lo tanto, debemos ser conscientes de que clase de maestros queremos ser, observar otros modelos a los que nos gustaría parecer o realizar las clases como él. Y a raíz de ello, aprender, leer y documentarte acerca de él.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada